VISNÚ SINCE 1885 

Es una empresa familiar española con más de 100 años de historia. Fundada en Gijón, Asturias, una de la empresas cosméticas con más éxito durante todo el siglo XX. 

La empresa hoy.

Después de unos años de cierre por la muerte de su fundador, recogemos las antiguas recetas que tanto éxito obtuvieron entonces, por sus demostrados beneficios para la piel.

Retomamos las tradiciones y hacemos de nuevo  una selección de los mejores ingredientes naturales de mundo,  y de los más exclusivos perfumes basados en aceites esenciales para elaborar jabones artesanales saponificados en frío, hechos por los hijos de los artesanos que ya los fabricaban el siglo pasado para nosotros, con la misma calidad y esmero.

Cada jabón se ha formulado combinando los principios activos de las plantas de mejor calidad, para que limpien y cuiden todo tipo de pieles. Solo se utilizan productos respetuosos con el medio ambiente.

Los fabricamos a mano en España, según la supervisión de los maestros jaboneros, y se envasan a mano uno a uno con envases reciclables, lo que hacen de nuestro producto un articulo exquisito y handmade.

El mismo proceso se utiliza para la creación de las exclusivas velas perfumadas. Se han seleccionado los perfumistas más excelentes para crear esta colección de cuatro velas naturales, hechas de cera 100% natural para que den un aroma especial a su hogar, y eliminen cualquier otro olor, como el del tabaco, u otros humos.

 

visnu

 

Nuestra Historia

VISNÚ nació por una buena acción. Del siglo XIX datan los primeros documentos que la familia conserva sobre los comienzos de esta andadura. Todo comenzó cuando Doña Gertrudis Baones (bisabuela de la actual familia VISNÚ), fue recompensada por hacer un favor a una amiga procedente de Italia, de una receta cuya fórmula secreta rejuvenecía el rostro de todo aquel que la usaba.

Rápidamente sus vecinas y amigas quisieron que compartiera con ellas su secreto de belleza que tan rejuvenecida le hacía estar. Comenzó en 1885 a venderlo entre sus conocidas, y por aquel entonces a su primer producto de éxito le llamaban “Agua prodigiosa de Venus”. No fue hasta 1921 cuando su hijo, Constantino San Julián, un empresario de renombre con diferentes ocupaciones, dado el éxito del producto de su madre decidió registrarlo como marca y expandirse por todo el territorio nacional, creó la empresa y profesionalizó su actividad. Fue entonces cuando pasó a llamarse VISNÚ. Productos de Belleza. Marca registrada en Gijón, ya que Venus ya estaba registrado.

Visnú es un dios hindú. El nombre Vishnú podría significar ‘omnipresente’  o ‘trabajador’ en alguna forma de sánscrito antiguo. En español se pronuncia Visnú y también se dice de este dios que habita en un paraíso conocido con el nombre de Vaikunthá donde todo es oro y piedras preciosas. Desde ese lugar más allá del cielo, el río Ganges surge de sus divinos pies y cae en un lugar inaccesible de los Himalayas, sobre la cabeza de Shivá.

 

Visnú gracias a la dedicación del equipo de laboratorio, comerciales y a su evidentes resultados no hizo más que crecer y crecer durante todo el siglo XX. Se abrieron sedes fijas en Valencia y Madrid. Se llegó a crear una línea de más de 27 productos y a ser una marca internacional, muy vendida en Latinoamerica, Europa, Estados Unidos y el resto del mundo. Una de sus fábricas se asentó en Cuba debido a la gran demanda de sus productos.

collage

La marca fue muy reconocida gracias a los esfuerzos en publicidad para aquella época de sus responsables y a los buenos resultados de toda su gama.

Debido a la muerte de su alma mater, Constantino San Julián, la marca cerró sus puertas en 1981. Sin embargo siempre estuvo presente la idea de retomarla entre los miembros de su familia, que tanto vivieron el negocio durante tantos años.

Han tenido que pasar 30 años para que este sueño de que VISNÚ arranque de nuevo se haga realidad, con toda la experiencia de estos años y con el buen hacer del equipo esperamos volver a hacer de VISNÚ el referente que ha sido en cosmética durante tantos años.